Close

Infusiones de cáñamo, fuente de bienestar

El mundo de las infusiones no se limita al té, el café y las hierbas aromáticas. Desde siempre se han consumido plantas medicinales en infusión, puras o combinadas con otras infusiones que mejoren su sabor.

Desde hace unos años es habitual en España consumir infusiones a base de hoja de cáñamo o con este ingrediente. Unos las toman porque les gusta su sabor tostado, otros como una alternativa no excitante al té y al café, y también hay quienes consumimos infusiones cannábicas para aliviar determinados síntomas.


THC y CBD


Los principios activos de las infusiones de hoja de cáñamo son el THC, que es la sustancia psicoactiva, y el CBD o cannabidiol, la que confiere muchas de sus propiedades medicinales.


Las hojas de cualquier planta de marihuana, que no es lo mismo que el cáñamo, contienen poco THC, por ello quienes consumen maría con fines lúdicos no usan sus hojas, sino las inflorescencias femeninas.


El CBD posee una acción sedante suave y también analgésica. La ley permitía la venta de hoja de cáñamo a granel con concentraciones inferiores al 0.2% de THC, y creo que ahora lo han subido al 0.3%. En cualquier caso, los consumidores habituales o esporádicos de infusiones de cáñamo no queremos el THC, sino el cannabidiol.


Las infusiones de hojas de especialidades que están casi desprovistas de THC permiten tomarse sin miedo con la mayoría de las medicaciones, respetando siempre la posología: de una a tres tazas de hoja seca, preparadas con media cucharilla de postres por taza. En el caso de las infusiones cannábicas combinadas, como la hoja supone a lo sumo un 50%, las infusiones pueden preparase más cargadas.


CBD y dolor crónico

Como muchos sabrán, sufro de dolor crónico intenso. Es de tipo articular, y, sobre todo, neurológico. Sé lo que es pasarse un mes casi sin dormir, tan solo consiguiendo dos horas de un estado de semivigilia, y creer perder la razón.

Dispongo de un arsenal de fármacos, que incluyen analgésicos y antiinflamatorios. Los que atacan el dolor me los debo gestionar yo misma, porque mi dolor no es uniforme.

Para castigar menos a mi hígado, pues no me recetan cosas suaves porque no me hacen efecto, hace años probé las infusiones de hoja de cáñamo pura.


Su efecto relativo al control de la ansiedad se nota, lo que viene bien en determinadas circunstancias como para ayudar a conciliar el sueño cuando hay dolor ligero o moderado. Sobre el dolor, puede ser muy efectivo cuando es leve o moderado, no evita los fármacos cuando el dolor es muy fuerte.

Os voy a poner un ejemplo: yo puedo pasar un esguince con infusión de hoja de cáñamo como único analgésico, sin problemas, pero las neuralgias ya son otro tema. Como ni los fármacos fuertes pueden controlar ciertos dolores, en ocasiones tomo todo junto antes de intentar dormir porque, de verdad, si pasas un mes casi sin dormir te crees morir. Conozco a pacientes con dolor crónico intenso que, ante crisis, se han tomado cosas más peligrosas para intentar dormir un par de horas. Por lo visto el cuerpo humano no resiste más de 11 días de insomnio.

¿Infusiones cannábicas de autocultivo?



Dado que por ley se permiten dos plantas por persona, si optas por el autoconsumo te conviene elegir plantas que crezcan a lo loco y produzcan muchas hojas. Aquí se recoge un listado de las variedades de semillas autoflorecientes más productivas. Recuerda, lo que nos interesa es el CBD, al menos a quienes padecemos de dolor crónico y andamos medicados.

Me regalaron una de las semillas de la lista y no me atrevo a proporcionarle una vida corta y poco productiva. Lo mío con las plantas pasa de ineptitud, se me moriría antes de dos semanas.

Volviendo a los pacientes con dolor crónico, hay quien busca algo más fuerte sin ser ilegal y toma comprimidos de polen de marihuana o cultiva sus propias plantas, aunque no use luego más que sus hojas.

¿Son caras las semillas?


Dependiendo de la variedad, el precio oscila como si de té o café de tratara. Algunas, como la amnesia haze, tienen un precio irrisorio.

Si eres de los que toman a diario infusiones cannábicas, te conviene echar cuentas y valorar la posibilidad de tener un par de plantas de las que crecen rápido. Requieren de equipo y cuidados especiales, y lo aconsejable es pillar, por ejemplo, tres o cuatro semillas si deseas dos ejemplares, plantarlas de una en una y esperar, porque alguna puede no germinar.


¿A qué saben las infusiones de hoja de cáñamo o de marihuana?


Tienen un sabor entre herbáceo y tostado que a mí no me gusta nada. Por ello me pasé a las mezclas de la hoja con otras infusiones, o le añado cacao puro, leche de soja, lo que sea. Hay mezclas deliciosas.

Entre las infusiones de hoja de maría hay más variedad de sabores porque existen muchas más especies de plantas que en el caso del cáñamo (ojo, no todas son aptas para la venta a terceros, depende del contenido en THC).

Si realmente rabio de dolor, me aguanto y tomo la infusión pura y con el estómago vacío, para que haga mayor efecto. En esos casos le añado miel, para disimular un poco el sabor.

Las infusiones de cáñamo son muy populares entre enfermos con dolor crónico de diferentes orígenes, aunque también tienen su público, que disfruta de ellas por placer. Tomadas solo por placer, tienen mayor aceptación las mezclas de hoja de cáñamo con otras plantas o frutas. Incluso hay preparados que ayudan a los estudiantes a concentrase mejor: combinan la hoja de cánamo con el té verde y el romero, a veces también con espino blanco (ojo, no puede mezclarse con digitálicos).

Son perfectas para evitar los dolores de cabeza tensionales, controlan los nervios sin producir somnolencia y ojalá las hubiera conocido en mis años universitarios. Aunque el té verde con hierbabuena también me sentaba muy bien en las sesiones de 12-14-16 horas dándole el coco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *